Conducir un coche manual es importante, especialmente si resides en un país donde la mayoría del parque de vehículos es así. En países como Estados Unidos, los coches son automáticos, pero eso no ocurre en otros como España.

En este coche, nosotros somos los que tenemos el mando. Controlamos la transmisión y decidimos en qué marcha debemos ir. Esto es más complejo que llevar coches automáticos y por ello, requiere de un aprendizaje.

Por este motivo, vamos a enseñarte este manual para aprender a conducir un automóvil manual. Eso sí, antes de comenzar, debo decirte que no conduzcas ilegalmente. Para poder conducir de forma legal en España debes ir a la autoescuela y aprobar los exámenes. Si no tienes carnet, es mejor que empieces con algún simulador de conducción como Gran Turismo. Eso sí, estos consejos quizá te ayuden a hacer las prácticas más fácilmente.

Instrucciones para manejar un auto paso a paso

Conducir un coche manual: cómo arrancar

Lo primero es aprender a arrancar un coche manual, algo que parece obvio, pero no es tan sencillo. Lo primero es asegurarte de que la palanca de cambios está en punto muerto para que no se cale el coche. Lo segundo es dejar el freno de mano puesto y después, introducir la llave de contacto y girar para que el coche arranque.

Arrancar el coche

Para conducir un coche manual, debemos aprender a arrancar y a meter la primera. Al arrancar, estamos en punto muerto, así que el coche no saldrá. Para meter la primera, debemos pisar el embrague y una vez esté metido, meter la primera marcha siguiendo las indicaciones de la palanca de cambio.

Para salir, dependerá mucho de si el coche es diésel o gasolina. El diésel suele salir sin acelerar, simplemente soltando el embrague poco a poco, viendo cómo el coche coge carrera él solito. Eso sí, si estás en cuesta, sí que tendrás que acelerarlo un poco como si fuera gasolina.

En cambio, con un coche de gasolina debes acelerar un poco. Primero suelta el embrague hasta la mitad y vete acelerando mientras vas soltándolo poco a poco. Al final, es cuestión de práctica dominar el juego de pies entre embrague y acelerador. Las primeras veces es normal que el coche se cale, pero ya le irás pillando el truco.

Cómo cambiar de marcha en un coche manual

Conducir un coche manual

Una vez que hayamos arrancado, notarás cómo la marcha primera es muy corta y enseguida se te revoluciona el coche. Debemos hacer el cambio entre 2500 y 3000 vueltas para evitar que el coche se estropee. Si lo haces antes, el automóvil se ahogará, pero si lo haces más tarde, podrías gripar el motor.

Para meter la segunda, suelta el acelerador (nunca debes acelerar y pisar el embrague a fondo a la vez), pisa el embrague y mete la segunda. Después de eso, suelta el embrague hasta la mitad y vete acelerando poco a poco mientras lo sueltas lentamente, tratando de igualar las revoluciones.

Con las siguientes marchas, es exactamente igual, solo que a más velocidad. A la hora de reducir, debemos hacer al revés, es decir, rebajar las revoluciones y reducir la marcha de la forma más natural posible. De nuevo, esto es simplemente cuestión de práctica.

Si quieres conducir de forma eficiente, lleva marchas más largas de lo normal, aunque sin llegar a ahogar el coche. Para no estar ahogado, el coche debe ser capaz de acelerar si pisas el acelerador. Si notas que le cuesta mucho, reduce una marcha.

Cómo aprender a circular en un coche manual

Conducir un coche manual no es lo mismo que saber circular. Esto supone seguir las normas de tráfico, ir a la velocidad permitida y prevenir accidentes. Eso te lo enseñan todo en la autoescuela y sin ella te será imposible, aunque a veces es simplemente sentido común. Si aprendes a circular de forma correcta, no serás un peligro para ti ni para los demás, así que te aconsejo visitar una autoescuela y hacer suficientes prácticas. Otra cosa importante es evitar distraerte con mosquitos y estar siempre atento a la carretera.

Conducir un coche manual: cómo parar

Cuando hayas acabado de conducir, debes parar, aunque hazlo con cuidado para no calar el coche. Si llevas el embrague pisado, nunca se te calará, aunque si vas a mucha velocidad, no habrá freno motor y el coche se va a embalar. Por ello, lo mejor es reducir las marchas poco a poco hasta llegar a la segunda y a una velocidad lenta.

Cuando eso ocurra, ya puedes pisar el embrague y el freno de pie a la vez hasta que esté detenido para parar. Una vez que eso ocurra, no sueltes el embrague y pon punto muerto para que el coche no se cale, suelta el embrague, pon el freno de paro y apaga el contacto.

Después de que el coche esté apagado, puedes meter una velocidad para que no se te marche, metiendo la primera si estás en cuesta y marcha atrás si estás cuesta abajo. Eso sí, recuerda poner el punto muerto la próxima vez que te montes para que no se te cale al arrancar.

Esta página usa cookies. Aquí podrás aceptar y rechazar las que tú quieras, tal y como dice la ley.    Más información
Privacidad